despido-objetivo

 

Un despido objetivo es aquel que se realiza cuando se da alguna de las condiciones establecidas en el estatuto de los trabajadores, siendo absolutamente diferente del disciplinario-que versea sobre una conducta sancionable- tanto en sus causas como en la indemnización que corresponde, siendo en este caso de 20 días por año máximo 12 mensualidades.

Las causas por las que puede despedirse son, de manera resumida:

a) Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa.

b) Por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables.

c) Cuando concurra alguna de las causas previstas en el artículo 51.1 ET. ( causas económicas, técnicas, organizativas o de producción) y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo.

d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

e) En el caso de contratos por tiempo indefinido concertados directamente por entidades sin ánimo de lucro para la ejecución de planes y programas públicos determinados, sin dotación económica estable y financiados por las Administraciones Públicas mediante consignaciones presupuestarias o extrapresupuestarias anuales consecuencia de ingresos externos de carácter finalista, por la insuficiencia de la correspondiente consignación para el mantenimiento del contrato de trabajo de que se trate.

Este tipo de despidos tiene un procedimiento muy concreto, en cuanto a preaviso de 15 días, forma escrita y puesta a disposición de la indemnización en el momento del despido, por lo que no sólo han de quedar justificadas las causas , sino que el procedimiento ha de ser correcto para que éste sea procedente.

Consulte siempre con un profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *